Pavoroso aumento de la pedofilia legalizada en Irán

El “casamiento” entre hombres adultos y niñas impúberes es una práctica arraigada entre los islamistas, en virtud que el profeta Mahoma cuando tenía 52 años, tomó como esposa a Aisha cuando ésta tenía seis o siete años. Según diferentes hadices, quien devino en cónyuge dilecta del Profeta, padecía una extraña enfermedad que le hizo perder su cabello, motivo por el cual, fue desflorada recién a los nueve, cuando ya su problema capilar cesó, lucía bella y había presuntamente cumplido su primer ciclo menstrual. El ejemplo de las nupcias que contrajeron Mahoma y Aisha -evocada por los islámicos como “Madre de los Creyentes”- y la estricta aplicación de la Sharia, la ley coránica, es la excusa para que en la actualidad, en la República Islámica de Irán y otros países musulmanes se sigan consumando deplorables actos de pedofilia, amparados en la fachada de matrimonios legales.

Un artículo de Robert Tait, publicado el 26 de agosto en el diario británico Telegraph, dice que Irán ha experimentado un crecimiento espectacular de matrimonios de menores de edad cuya magnitud casi duplica en el lapso de un año, el número anterior de niñas que se casaron antes de los 10 años. Una organización no gubernamental iraní, la Sociedad para la Protección de los Derechos del Niño, afirma que 43.459 niñas menores de 15 años se habían casado en 2009, frente a 33.383 tres años antes. En 2010, 716 niñas menores de 10 años se habían casado, en comparación con 449 el año anterior. Su portavoz, Farshid Yazdani, atribuyó el incremento de los matrimonios a la profundización de la pobreza y dijo a la agencia semioficial de noticias Mehr, que esos vínculos eran más comunes en las zonas rurales socialmente atrasadas que a menudo sufren de altos niveles de analfabetismo y adicción a las drogas. “La falta de medios económicos de las familias lleva a los matrimonios infantiles (las niñas son entregadas a cambio de dotes). Sin embargo, la pobreza y la ignorancia cultural son también un elemento”. Yazdani añadió que los matrimonios de niños fueron acompañados por una tasa de divorcio correspondientemente alto de adolescentes. Unas 15.000 mujeres de 15-19 años se divorciaron de sus maridos cada año entre 2007 y 2010. Estás estadísticas robustecen las justificadas críticas a Irán, cuyo código legal permite a las niñas a casarse a una edad temprana inapropiada. Mientras que la ley Sharia establece que las mujeres pueden casarse a los nueve años, una sentencia de 2002 del poderoso Concejo de Conveniencia estableció que las niñas y los niños por debajo de 15 años sólo podía casarse con el consentimiento de su padre y de la autorización de un tribunal. No obstante, los críticos se quejan de que las normas legales para permitir los matrimonios en muchas regiones subdesarrolladas son laxas.

El artículo 1041 del Código Civil de la República Islámica de Irán afirma que las niñas pueden ser comprometidas antes de la edad de nueve años, y casarse a los nueve: “El matrimonio antes de la pubertad (nueve años lunares completos para las niñas) está prohibido. El matrimonio contraído antes de alcanzar la pubertad con el permiso del tutor es válido siempre y cuando los intereses de la tutelada estén debidamente observados. “

El ayatolá Seyyed Jomeini, quien derrocó al Sha de Irán Mohammad Reza Pahlevi en 1979 e impuso con mano férrea la Sharia en el país persa, se casó cuando tenía veintiocho años con una niña de diez. Jomeini, definió al matrimonio con una niña impúber “una bendición divina”, y aconsejó a los fieles: “. Hagan todo lo posible para asegurarse de que sus hijas no vean su primera sangre en sus casas”.

Las enseñanzas del fanático ayatolá Jomeini, perduran a 23 años de su fallecimiento. Mohammad Ali Asfenani, un fundamentalista, a la sazón Presidente de la Comisión Parlamentaria Legal y Judicial de la República Islámica de Irán, dijo que su país tiene una obligación religiosa para reconocer legalmente los matrimonios de niñas de nueve años. En declaraciones a Khabar Online, Astefaní amplió su concepto: “para aquellas personas que pueden no cumplir con nuestro actual sistema legal islámico, debemos considerar como la de nueve la edad apropiada para una niña que ha alcanzado la pubertad y califica para casarse. Hacer lo contrario sería contradecir y desafiar la ley islámica”