Terroristas islámicos asesinaron la libertad de expresión en Francia

Revista Charlie HebdoEl salvaje y despiadado atentado terrorista islámico perpetrado en el centro de París, en 10 Rue Nicolas Appert, donde se encuentra ubicada la oficina de la revista de noticias satírica Charlie Hebdo  que causó hasta el momento 12 muertos- dos policías y diez periodistas y caricaturistas, entre ellos el periodista, dibujante y director de la revista, Charb, y otros tres de los principales ilustradores del semanario, Cabu, Tignous y Wolinski, - y provocó según el fiscal de París, François Moulins, veinte heridos, cinco de ellos de gravedad, suscita en muchos países del mundo, conmoción, horror, repulsa, espanto, pero por mor del multiculturalismo y pluralidad mal entendidos y políticas “correctas” imperantes en Francia y casi toda Europa, no puede causar sorpresa.

Como publicó el periódico Le Figaro, y también se pudo observar en los vídeos que circularon, dos  hombres armados con rifles de asalto  Kalashnikov y sus rostros cubiertos por pasamontañas negras,  luego de rematar sin misericordia a un policía de custodia que habían herido y suplicaba que no lo matasen, ingresaron al edificio y consumaron la masacre al fusilar en la redacción a los inermes periodistas y caricaturistas del irreverente con todas las religiones semanario, que  se atrevió a satirizar a Mahoma.

De acuerdo a testigos presenciales, los asesinos hablaban fluidamente el francés y declaraban su pertenencia a Al Qaeda, mientras disparaban contra las indefensas víctimas, vociferando “Allahu Akbar” y decían que estaban vengando al profeta Mahoma. Luego de perpetrado el horrendo crimen los terroristas islámicos huyeron en dos automóviles con al menos un cómplice que los aguardaba en la calle.

El vesánico atentado terrorista contra el personal deCharlie Hebdo, revista de una gran tradición crítica y reivindicativa, registra penosos antecedentes que permitían columbrar el  fatídico desenlace del miércoles 7 de enero. En 2011, la redacción en París había sido incendiada y las instalaciones inutilizables, para repudiar una edición especial cargada de ironías sobre las elecciones en Túnez. El atentado fue ligado al número de ese momento, rebautizado excepcionalmente como Sharia Hebdo, y dedicado al avance islamista en Túnez y Libia. En la portada aparecía un dibujo del profeta Mahoma, nombrado “redactor jefe” del número. La portada, que ya había provocado revuelo en las redes sociales, retrataba al profeta, sonriente, prometiendo “100 latigazos a quienes no se mueran de risa”.

Numerosas publicaciones islámicas contienen caricaturas contra Israel en particular y los judíos en general. El “socio” para la paz y presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas, además de  publicar textos escolares impregnados de judeofobia, consiente y estimula las ilustraciones filo- nazis en el diario oficial “Falastín”.

El diario persa Hamshari, patrocinado por el Ministerio de Cultura y Orientación Islámica de Irán, convocó en el 2006 a  la República Islámica de Irán a caricaturistas de varios países para satirizar el Holocausto. El ganador fue un oscuro caricaturista del diario oficialista marroquí Al Sahara Magrebia, llamado Abdellah Derkaoui.

Sin embargo, cuando alguna caricatura involucra al Islam, los musulmanes reaccionan con inusitada susceptibilidad y violencia.

Cabe recordar  que el 30 de setiembre de 2005 se publicaron en Dinamarca 12 caricaturas satíricas que aludían al profeta Mahoma. Una de ellas, publicada en el diario Jyllands- Posten,  que ilustraba un artículo sobre autocensura y libertad de expresión, sugería que Mahoma escondía una bomba dentro de su turbante. Manifestaciones de iracunda protesta se registraron a lo largo del orbe. Manifestaciones multitudinarias en diferentes países islámicos fueron seguidas por incendios en las  respectivas embajadas danesas y amenazas por doquier. Cuatro muertos en Afganistán, llamados a la Jihad, querellas judiciales, fueron las primeras consecuencias diversas del atrevimiento. La redacción en Copenhague del Jyllands- Posten tuvo que ser evacuada luego de recibir un aviso de bomba.

Alguna prensa europea se solidarizó con el Jyllands- Posten. El diario francés France Soir y el alemán Die Welt publicaron las caricaturas censuradas en defensa de la libertad de prensa y como muestra de apoyo al periódico danés. La valentía del responsable de la publicación del France Soir le ocasionó su despido.

En 2012 cerraron  20 embajadas  francesas  y centros culturales en países islámicos ante posibles reacciones violentas por la publicación de caricaturas de Mahoma. Sus editores se defendían vanamente de la barbarie. “Somos una publicación satírica de actualidad que hace su trabajo al hablar de lo que sucede en el mundo. Nuestra forma de evocar los temas es mediante la caricatura”, había afirmado su director, Stephane Charbonnier, ante las polémicas que generaban las viñetas publicadas. El Gobierno de Francoise Hollandepreocupado por los estallidos de violencia que podían generar los dibujos contra sus intereses en países como Egipto, Libia, Indonesia, Yemen o Túnez, había calificado la publicación como “una provocación” y acusado a los editores de “echar gasolina al fuego”. Washington por su parte expresó su estupor y los centros de poder islámico se mostraron indignados.

No haber defendido oportunamente la libertad de expresión de una revista de humor, ni fustigar la intolerancia de los fundamentalistas islámicos y sus ataques, que provocaron a posteriori  la trágica muerte de 12 personas,  hizo que ahora Francia y USA  modificaran  dramática y tardíamente sus apreciaciones.

Luego del brutal atentado de esta mañana el presidente de Francia  Francois Hollande, dijo que ”Francia está hoy en shock por un atentado terrorista, porque de esto se trata”, dijo el mandatario.

“Murieron por el ideal de Francia, la libertad.”

“Varios ataques terroristas fueron frustrados en las últimas semanas”, agregó, y llamó a los franceses a mantener la calma y la unidad y “a no dejarse atemorizar” por la barbarie.

En tanto, en Estados Unidos, la Casa Blanca condenó “en los términos más fuertes” el ataque y se solidarizó “con las familias de todos los que resultaron muertos o heridos en este ataque”, declaró Josh Earnest, portavoz del presidente estadounidense, Barak Obama, en la cadena MSNBC. “Estados Unidos está dispuesto a colaborar con los franceses para ayudarlos en la investigación”, añadió el portavoz.

 

Numerosos países condenaron el vil y cobarde atentado y otros tantos mantuvieron hasta el momento un ominoso silencio.

 El Secretario General de la ONU Ban Ki-moon, expresó su indignación por el “terrible ataque terrorista” en las oficinas de París de Charlie Hebdo. Manifestó su “indignación por el ataque despreciable”, al que calificó como un “crimen horrendo, injustificable y sangre fría.”

 “Este horrible ataque está destinado a dividir”, dijo Ban a los periodistas. ”No debemos caer en esa trampa.” 

 Otros prominentes líderes europeos, que con políticas irresponsables han permitido una inmigración islámica incontrolada al Continente, que terminará por fagocitar en algunas décadas a sus países, también se han pronunciado.

En el Parlamento británico, el primer ministro, David Cameron, expresó su apoyo a los franceses en la defensa de los valores occidentales. ”Esta Cámara y este país permanecen unidos con el pueblo francés en nuestra oposición a todas las formas de terrorismo y hace la fuerza de lleno por la libertad de expresión y la democracia. Estas personas nunca serán capaces de sacarnos esos valores.”

La Canciller alemana, Angela Merkel, se unió al coro de líderes mundiales que condenaron el asesinato a balazos del “Staff” de Charlie Hebdo. “Este acto abominable no es sólo un ataque a la vida de los ciudadanos franceses y su seguridad”, dijo Merkel en una declaración. ”También es un ataque a la libertad de expresión y de prensa, los elementos básicos de nuestra cultura democrática libre. De ninguna manera se justifica eso.” En un comunicado, el grupo PEGIDA de Alemania, que ha llevado a cabo varias protestas grandes en contra de la presencia musulmana en Alemania, dijo que el ataque francés fue una clara manifestación de la violencia islamista que la agrupación ha estado advirtiendo. “Los islamistas que protestan contra nosotros, muestran que son incapaces de formar parte de una sociedad democrática y que ven a la violencia y la muerte como una solución. Nuestros líderes nos quieren hacer creer lo contrario” ¿Es necesario tener una tragedia como esta en Alemania con el fin de darse cuenta de la verdad?

En el seno de la Unión Europea, el presidente del parlamento europeo, Martin Schulz, se manifestó “profundamente shockeado por el ataque asesino contra Charlie Hebdo”, mientras que el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, condenó el “ataque brutal e inhumano”.

El gobierno del presidente español, Mariano Rajoy, expresó hoy su más enérgica condena contra lo que consideró un acto “vil y cobarde”.

“Mi firme condena al atentado terrorista en París y mis condolencias y solidaridad al pueblo francés por las víctimas. España con Francia”, escribió Rajoy en Twitter.

El Ministerio de Asuntos Exteriores, en un comunicado, manifiesta que ha recibido con horror las noticias del atentado, y expresa su más enérgica condena ante la actuación de dos hombres armados que irrumpieron en la sede del semanario.

El gobierno de Rajoy apuesta “hoy con más rotundidad que nunca por la libertad de prensa como un derecho fundamental e irrenunciable” y reitera su “repulsa categórica ante cualquier tipo de acto terrorista, sea cual sea el lugar en que se produzca e independientemente de las motivaciones subyacentes”.

El jefe de gobierno italiano, Matteo Renzi, manifestó “horror y consternación” por el ataque y expresó su solidaridad a Francia por el atentado contra “la libertad”.

“Horror y consternación por la masacre cometida en París, total cercanía a Hollande en este momento terrible, la violencia perderá siempre contra la libertad” escribió en un tuit.

El presidente ruso Vladimir Putin denunció el ataque en un telegrama al presidente francés Hollande. ”Nosotros condenamos decididamente este crimen cínico. Reafirmamos nuestra disposición a continuar la cooperación activa en la lucha contra la amenaza del terrorismo.”

El papa Francisco expresó “su firme condena al horrible atentado” cometido este miércoles en París contra la revista satírica Charlie Hebdo y exhortó a todos los católicos a “oponerse con todos los medios a la propagación del odio y de toda forma de violencia”.

 En un comunicado divulgado por la oficina de prensa del Vaticano, el Papa manifiesta “su cercanía y solidaridad espiritual” a todos los afectados por el atentado que causó la muerte de doce personas, entre ellos varios periodistas, y advirtió que “ninguna razón” justifica “la violencia abominable”. En una primera reacción, el padre Ciro Benedettini, vicedirector de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, había condenado “ese acto de violencia contra personas”, por el asesinato a sangre fría de varios caricaturistas y policías, por ser ”un atentado a la libertad de prensa, tan importante como la libertad religiosa”.

El Primer Ministro de Israel, Biniamín Netanyahu condenó el miércoles el tiroteo mortal en la sede parisina de Charlie Hebdo,  al que definió como “brutal acto de barbarie”. El líder israelí dijo que las “sociedades civilizadas” del mundo debieran unirse contra el flagelo del Islam radical.

 

Por su parte, el  ministro de Exteriores egipcio, Sameh Shukri, expresó  su “enérgica” condena al atentado contra la sede del semanario satírico francés “Charlie Hebdo” en París, que ha causado al menos doce muertos. Según un comunicado oficial, Shrukri ha expresado la solidaridad de Egipto con Francia y su apoyo con la lucha antiterrorista

A diferencia de otras oportunidades, probablemente compelidos por la repercusión internacional, dirigentes musulmanes de Francia condenaron enérgicamente el  tiroteo en el semanario satírico de París  y lo calificaron como un ataque “bárbaro” y un asalto a la libertad de prensa y la democracia. “Esta bárbara y extremadamente grave acción es también un ataque contra la democracia  y la libertad de prensa “, dijo en un  comunicado el Consejo Francés del Culto Musulmán (CFCM). El cuerpo representa a la comunidad musulmana de Francia, que es la mayor de Europa  y cuyo número se estima entre 3,5 millones y cinco millones de personas.

El Consejo Musulmán también llamó a la calma e instó a los musulmanes a tener cuidado con  la manipulación extremista.

“En este tenso clima internacional avivado por la locura de grupos terroristas  que injustamente dicen representar el Islam, hacemos un llamamiento a todos aquellos comprometidos con  los valores de la república y de la democracia para evitar la provocación “, dijo. La comunidad musulmana debe practicar “la mayor vigilancia hacia una posible manipulación por parte de grupos extremistas”. Un comunicado de una organización cercana a la Hermandad Musulmana,  la Unión de Organizaciones Islámicas Francesas (UOIF), también condenó “en la  manera más firme este ataque criminal y estos horribles asesinatos”.

Representante genuino de la guerra del Islam radical contra Occidente,  ISIS el epítome del terrorismo, que ha conquistado gran parte de Siria e Irak, estableciendo un Estado islámico, elogió el ataque terrorista y dio a conocer un comunicado: “Los leones del Islam han tomado venganza contra los herejes en el nombre de nuestro profeta”.

Mientras se registraban marchas espontáneas en París y en otros lugares de Francia como repudio al brutal ataque terrorista, a última hora del miércoles 7 de enero trascendió que las fuerzas de seguridad francesas ya tienen identificados a los tres terroristas que abrieron fuego en la sede del semanario Charlie Hebdo y asesinaron a 12 personas, según reveló una fuente al portal  20 Minutes. Dos de los atacantes pertenecen a una misma familia y tienen 32 y 34 años;uno de ellos estaba señalado como miembro de una red de reclutamiento iraquí que actuaba en el barrio 19 de París. El tercero es un joven de 18 años que sería de la ciudad de Reims.

Los hermanos identificados como parte de los tres agresores nacieron en París: Saïd Kouachi es el mayor y vino al mundo el 7 de septiembre de 1980; Chéririf Kouachi, el menor, el 29 de noviembre de 1982. El tercero, el más joven de los atacantes, sería Hamyd Mourad, que nació el 8 de julio de 1996.

Bienvenido el multiculturalismo en Francia.